Alba Carmona

Cantante

06 Junalba-ma

“Cuanto mas identitario sea tu proyecto mejor y mas completo es para ti”

Alba reflexiona sobre sus planes de futuro, sobre su presente, pero sobre todo sobre el amor hacia lo que le apasiona, la música.

Si hablamos de planes de futuro, Alba afirma su deseo de evolucionar en la música. “Me voy autodefiniendo a mí misma musicalmente aunque me ha llevado muchos años saber que es lo que yo quiero contar cantando y profesionalmente tengo muchas ganas de construir proyectos propios. A lo mejor tiene que ver con la madurez. Cuanto más identitario sea tu proyecto mejor y más completo es para ti”.

También, ese progreso pasa por seguir su grupo ‘Las Migas’, con quienes acaban de sacar disco: “el propósito profesional es montar un directo y lo que viene ahora es gira nacional e internacional. Tenemos 15 conciertos de presentación en España y una gira en Estados Unidos en los próximos meses. Este disco esta lleno de mensajes positivos y hemos querido arriesgarnos y experimentar con nuevos sonidos más cercanos al Pop y la música latina”. De este disco, le ilusiona especialmente un tema que ha dedicado a su abuela, ‘Carmela’, así como ‘Alfonsina y el mar’, “es un tema muy popular, que tiene muchísimas versiones y que yo he cantado mucho, pero no deja de ser uno de mis temas preferidos que re-escucho incansablemente”. En todos los temas del disco puede observarse como Alba se deja llevar por un mismo eje. “Para cantar, lo que más me motiva es el amor y desamor, y esta motivación se traduce en un gran ejercicio de la expresión en el escenario. Considero que es de lo más importante de la música, además de amar y respetar este arte”. Un amor inculcado por sus padres, hecho vida en casa, en familia. “Mis padres me han enseñado a valorar, sentir y respetar el arte. Ellos han sido los elementos fundamentales de mi vida. Se desviven por mi hermana y por mí, desde siempre. Mi madre es muy critica conmigo,  y eso es lo que me encanta de ella. Me han apoyado en todo”.

Artista de los pies a la cabeza, Alba no es insensible al mundo de la moda. “Es algo que además, me entretiene. Me gusta mucho la moda italiana. Algunos de mis dibujos de mis personajes favoritos siguen esta moda y estética. Sin embargo, más que seguir la moda, lo que me importa realmente es que  me siente bien. Cuando sales a un escenario, tienes que “creerte un personaje”. Intento ser yo misma, pero con variaciones. La moda ayuda mucho a esto. Es algo importante, porque al final tu presencia, la estética, es importante en el escenario. Es bueno cuidar la estética en todos los ámbitos de la vida, y se agradece que el mensaje musical vaya acompañado de la imagen. Yo como espectadora lo valoro y lo agradezco ”.

02 Mayalba-mayo-1

“Las letras del flamenco cuentan historias preciosas”

Desde su plato favorito hasta su pasión por innovar en el flamenco. Alba nos cuenta todo aquello que llena su día a día.

Alba se entusiasma hablando del flamenco, que es dolor y alegría, intensidad y misterio… Y un problema a veces, un enigma al que enfrentarse y ‘resolver’. “Las letras del flamenco cuentan historias sobre todo del pueblo, del trabajo duro, de la pérdida, del amor y de poesía popular sencilla, ¡y son preciosas! Pero algunas de ellas hablan tan concretamente de una época social determinada, que me cuesta mucho conectar por falta de vivencia”.

Todo lo que otros han creado, Alba, antes de interpretarlo, tiene que hacerlo propio de algún modo. “Necesitaba pasar por mí las cosas. Yo quería cantar lo que veía, sentía y entendía. Necesitaba otras músicas y historias además del flamenco, para expresar lo que yo quería.” Es posible innovar en el flamenco, como ha hecho con enorme éxito, por ejemplo, Paco de Lucía en la guitarra, al que cita Alba. El baile también ha evolucionado muchísimo, pero crear un ‘palo’ nuevo “es prácticamente imposible, y la verdad es que no se por qué. Hoy en día hay muchos discursos nuevos en el cante”.

De no haber sido cantante, Alba hubiera querido tener una panadería llena de tipos de panes y pasteles. O pintora. “Me he pasado la vida pintando personajes. Tengo libretas enteras donde reflejo todas las historias que me pasan. Si alguien, o alguna situación me impacta, o lo escribo o lo dibujo. Ahora mi marido me ha regalado un juego de pintura y estoy pasando mis personajes favoritos a acuarela”.

Y, con una jornada laboral tan intensa y extenuante, su afición favorita es… “No tengo grandes aficiones, más que disfrutar de las cosas sencillas que es lo que más me gusta hacer. Me gusta ir a la playa, dormir y dormir, comer muy bien, estar con mi familia, dar paseos,… soy muy casera. Después de trabajar necesito silencio y reposar, aunque claro, tampoco le haría ascos a un buen plato de marisco. Podría comer fuentes enteras de marisco, es mi comida por excelencia”, confiesa.

03 Abrcover-alba-2-portada

En el arte, no hay horarios ni vacaciones

Para trabajar como artista, Alba considera que hay algunos elementos en el día a día que no pueden faltar, entre ellos el calor de su familia.

Tesón, esfuerzo, disciplina. Así se define la propia Alba: “Soy muy trabajadora, inquieta y exigente. Nuestra madre no nos dejaba empezar una actividad extraescolar si no la íbamos a acabar. Si nos apuntábamos, acabaríamos el año y lo acabaríamos bien. Ahora llevo más de quince años en el mundo de la música. Amo el arte y soy una persona muy feliz ”.

Considera que aparte de una dedicación y admiración plena, para trabajar como artista es muy importante sentirte arropada por aquellos a los que quieres. En su caso, Alba siempre ha sentido su familia como un gran pilar en donde apoyarse. Y parte de esa familia que Alba considera clave en su vida, su marido, Jesús. “Llevamos casi tres años juntos. Le conocí en Sevilla. Él es músico, guitarrista, y aunque llevamos juntos relativamente poco, siento que le conozco desde siempre. Nuestra relación fue muy rápida, nos enamoramos como locos y nos casamos al año y medio de estar juntos. Ahora mismo tengo un increíble equilibrio emocional con él. Él me ayuda mucho con mis cosas, con mi música. Le admiro mucho a nivel profesional por su tesón y su buen gusto. Antes de conocerle, su música me impactaba y ahora que la tengo más de cerca me impacta mucho más. Y además compartimos muchos valores. Cada uno tiene sus opiniones, pero seguimos un camino común y nuestra raíz es muy parecida”.

En el arte, no hay horarios ni vacaciones, ni la propia Alba va a ceder en una exigencia que sale de ella misma tanto como de los demás: “ Los músicos curramos mucho, no tenemos horarios, todo el tiempo que le dediques a tu instrumento es poco. La industria es un sector complicado, pero también necesario. Hay que encontrar el equilibrio y luchar por mantener tu identidad. Después de todo, Alba está hecha a la dificultad, incluyendo serios obstáculos para ser lo que es y piensa seguir siendo hasta el final: “Me operaron dos veces de la voz, de pólipos y un quiste intracordal. Fue un trance muy duro porque no sabía si tendría que dejar de cantar, y todo esto justo cuando estaba en la carrera de canto. Afortunadamente lo superé y no he vuelto a tener más lesiones”

01 Maralba-carmona-mujeracosta

Alba Carmona, una catalana por bulerías

La vocalista de Las Migas, siempre ha destacado por su talento como artista, aunque no siempre lo vio como un camino profesional.

“Yo nunca lo he tenido claro”. Uno espera una declaración así de casi cualquier joven normal, del montón, que se enfrenta a su vida profesional en un mar de dudas, con más opciones abiertas que una vocación clara. Pero no tanto de una artista nata y de tronío como Alba Carmona, la vocalista del grupo flamenco Las Migas, cantante, compositora, bailaora y lo que le pongan por delante.

“Yo cantaba porque me apetecía, pero nunca me lo había planteado como carrera profesional. Pero en segundo de Bachillerato tuve un profesor que daba clase en una escuela de música y me propuso formarme. Decidí probarlo, porque no tenía una idea clara de qué hacer profesionalmente, y en seguida lo vi clarísimo. A mi padre no le gustó cuando empecé en la música porque tenía un grupo que cantaba a veces en bares por la noche. Pero se relajó cuando vio que iba a seguir estudiando”.

Ella es de Horta, Barcelona, y de allí son sus primeros recuerdos. “Todo lo que recuerdo es felicidad, éramos una familia unida y humilde. En mi casa éramos aficionados al arte, así que mi madre me llevó a la escuela de danza y recuerdo bailar con ella. Recuerdo tocar la guitarra. También dediqué muchas horas a la natación”. Se explaya recordando: “Mi madre es peluquera y mi padre policía, y también tenían un bar en el que trabajaban como locos, en un polideportivo. Lo pasé muy bien allí”.

Pero pese a no haber pensado nunca en dedicarse al arte, Alba tiene los tres elementos clave para triunfar en el mundo artístico: talento a raudales, una enorme disciplina y capacidad de trabajo y tradición familiar.

“Mi madre tenía una academia de baile con muchísimo arte, y mi hermana y yo empezamos a bailar ya de chiquititas allí. En mi casa se ha vivido siempre mucho la cultura”, revela.