Buscar...

09-10-2017

Izaskun Chinchilla frente al cuestionario mujer Acosta

Apasionada, decidida, singular. De promesa a verdadera referente en la arquitectura española. Pero ¿conoces de verdad a nuestra mujer Acosta Izaskun Chinchilla? Descúbrelo en el Cuestionario Mujer Acosta.

¿Qué nombre te hubiera gustado tener?
El que tengo. Me gusta mucho mi nombre. Es una mezcla extraña: un poco de País Vasco, el norte, original, un poco excepcional porque yo siempre he vivido en Madrid, y sonaba exótico; y luego tienes algo tan español como “Chinchilla”, que suena a casi a Albacete. Me gusta esa combinación de procedencias distintas, exótico y vernáculo.

¿A qué te dedicas?
Soy arquitecta. Aunque lo que yo hago no lo hacen todos los arquitectos… Soy una arquitecta rara. Ahora mismo estamos haciendo muchas cosas diferentes, y nos gusta esa variedad. Hacemos bastantes espacios pop-up, espacios temporales como estands, pabellones, ferias, escenografías, espacios de coworking… estos tanto abiertos al público general, donde la gente viene como freelance a trabajar, como para empresas que quieran que sus empleados trabajen de una manera más horizontal y formar diversas agrupaciones.

Trabajamos en proyectos de muchos tipos, y casi todos tienen una vertiente medioambiental: restaurantes en espacios protegidos, espacios que se tiene que desmontar y no dejar huella… y casi todos parten de elementos o infraestructuras que ya existen. Hacemos poco trabajo de nueva planta, pero mucho de transformación.

¿Cuál es tu talento más raro?
El atrevimiento combinado con la paciencia. Yo creo que la gente atrevida suele ser poco paciente. Soy atrevida porque creo que hay cosas que hay que cambiar, pero tengo mucha paciencia. Soy dulcemente atrevida.

¿Crees que tu vida era mejor antes o ahora?
Creo que mejora cada día, ya que cada día tienes más claro lo que quieres, y es más fácil que seas feliz.

¿De qué color es el cielo cuando está más bonito?
Azul veraniego, absolutamente sin nubes. Hay gente que dice que prefiere el invierno, el otoño… Yo no. De hecho, si me retirara a algún sitio, tendría que ser de clima tropical. Lo tengo clarísimo.

Comparte: