Buscar...

01-03-2017

    Gloria Gratacós, Nacida entre costuras

    Si no en la sangre, sí puede decirse que Gloria lleva la moda en el linaje, inextricablemente unida a su biografía personal.

    Si Gratacós era un emblema para el Paseo de Gracia de Barcelona, un icono en la milla de oro de la moda de lujo con los tejidos más deseados, el éxito de su modernización, de su nueva imagen, depende en buena medida de una ‘mujer de lujo’, Gloria Casacuberta.

    Gloria confiesa haberse ‘marinado’ desde la cuna en este ambiente, la moda. “He nacido entre costuras, como en ese libro precioso de Dueñas”. Nacida en el pueblecito de Mora, su peripecia profesional, como la de toda su familia, está marcada por la figura casi mítica de su abuela, una mujer audaz, creativa y enormemente trabajadora que “sin haber oído una palabra de lo que era la seda natural marchó a París y allí creo, con esa seda natural que desconocía, los mejores ‘trousseaus’ para novia de aquella época”. Pero la genética funciona y, nos cuenta Gloria, “todos sus hijos fueron muy artistas y crearon un imperio que se llama Vallvé”.

    “Desde principios de los años Cincuenta hasta hoy siempre he vivido el prêt-à-porter. Al principio el negocio era muy pequeñito pero fue creciendo, creciendo”.

    Luego llegó la era Gratacós, cuando se casó muy joven con Juan Gratacós, hijo de los fundadores y heredero de la compañía. Su inquietud le llevó a abrir una tienda de prêt-à-porter femenino en Barcelona y se ha convertido en relaciones públicas de Gratacós, tarea que compagina desde 2006 con la dirección de la línea de accesorios de la empresa.

    Hoy comparte con Rocío Gratacós la dirección de compras de la tienda Diez, ubicada en Rambla Catalunya de Barcelona, donde se venden marcas como Moschino, Dolce&Gabbana y Cristian Lacroix. También preside la Associación de Comunicación y Moda (Acim).

    “Me casé con un señor del mundo textil –recuerda-, y trabajábamos juntos pero no revueltos. Aprendimos juntos la profesión de la mano dos personas, una que llevaba la parte de los tejidos y otra que llevaba la compra del prêt-à-porter para sus tiendas”.

    Comparte: